dimecres, 11 de maig de 2011

Nadinne y la sonrisa secreta.

¿Sabes qué? Una vez Nadinne quiso, pero quiso como nadie lo sabe hacer. Exprimió cada célula de su cuerpo, cada calada y cada inhalación, y se las dio por completo; le regaló cada pestaña de su mirada y hasta el líquido de sus pupilas fluía por él. Se destrozó el corazón a pedazos y le entregó todo lo que quedaba, los latidos y los escalofríos.. todo. Y por supuesto, como no podía ser de otra manera.. Él se fue. Como todos. Como todo. Se llevó la primavera en los pliegues de la chaqueta y se cargó el interior de Nadinne a la espalda, dejándola con una coraza de frío metal como único recuerdo.
Y sí, Nadinne puede ser preciosa, increíble en la cama, la musa de tantos soñadores y la fantasía de tantos otros, con su mirada felina y su traje de satén atrapado en sus caderas y las costuras al rojo..
Pero jamás volvería a dejar -como se prometió entre lágrimas la única vez que lloró por un hombre- que nadie contemplara su sonrisa.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada