dissabte, 27 d’agost de 2011

No vale para nada.

Ahora lo veo. Esto no ha valido la pena. ¿El qué? Llorar por ti.
No me conoces, no te conozco. No sabes cuales son mis sueños, no sabes como pienso, no sabes ni siquiera quien es mi ídolo. Soy una desconocida y tu para mi. Conoces mi lado cariñoso, mi lado guerrero, mi lado depresivo y mi lado cabrona, incluso algo de mi pasado. Pero mi pasado reciente, no nada de mi vida. No sabes el por qué de como soy, el por qué de nada. No tienes ni idea de mi forma de actuar, ni mi forma de pensar, no conoces mi lado alocado ni mi lado sociable; no sabes nada, joder. Y lo peor es que yo de ti tampoco.
Esto no ha valido para nada, solo para perder el tiempo, para sufrir en vano. Ahora es cuando lo veo, cuando me doy cuenta de lo ciega y estúpida que he sido. Ahora solo eres una historia que contar, eres un buen recuerdo para algunas cosas y uno malo para otras. Hubiera dado mi vida por ti...
Me hace gracia que ahora me supliques, me hace gracia recordar cuentas veces me has dicho que no volveré a verte y cuantas veces me has dicho que no me amas. Y pensándolo fríamente, ¿por que me amabas, por qué te amaba, por qué me amaban?, ¿quien me conoce realmente?.
No sé, todo es raro, la adolescencia es rara, la vida es rara... pero supongo que de todo se aprende. El presente nos hace fuertes en nuestro futuro, nos hace personas.
Tendré dieciséis años, pero dieciséis años muy vividos. No me siento como muchas niñatas de mi edad, creo que tengo el derecho para decir que soy madura y sé lo que quiero. No como tú. No como muchos.
Enserio, soy feliz, soy muy feliz; por una vez en mucho tiempo tengo las cosas claras: tu no eres para mi.
¿Amor?
Yo no fumo de eso.
Quien merezca tus lágrimas, no te hará llorar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada