dijous, 30 de juny de 2011

Que no hay más de lo que tu eliges.

Quieres que hablemos. Sí, pero ¿de qué quieres hablar? Ya estoy cansada de hablar contigo. Intento evitarte, y precisamente no hablarte por eso, porque me duele hablar contigo. Siempre acabas haciéndome daño, aunque no quieras. Y yo intento alejarme de ti, olvidarte, pero tú no haces más que joder las cosas, de una manera o de otra. Si solo me hablas para decirme que soy una triste, mejor no me hables... O para decirme que solo saco lo peor de ti, o decirme que si lo estoy pasando mal es por que me lo merezco, o decirme que estar harto de mi o que me tenias que haber dejado tirada por ahí esa noche,tampoco. O tantas otras cosas que te he pedido y que te dan igual... Pero tú en vez de entenderme, te enfadas. Y así no se soluciona nada.Que los dos tenemos nuestro orgullo... aunque unos más que otros. No sé lo que pasará, ni sé cómo acabará lo nuestro, o mejor dicho, no sé si acabará peor, pero sé que esta semana sin saber de ti he sido feliz, porque no he tenido que escucharte, y creo que eso me ha ayudado a dar un paso más en esto de dejarte atrás. Pero, hoy por hoy, solo sé que no quiero volver a llorar, ni volver a dejar de comer, ni volver a dejar de dormir, solo por preocuparme por ti y luego me eches a mi la culpa de todo, porque por mucho que tu digas que sí, no me lo merezco.
Como tu dices, sí, es ahora cuando me doy cuenta de todo y sinceramente, me he dado cuenta de que quien me quiere, no me hace sentir como si fuera una mierda.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada