dijous, 30 de juny de 2011

Confiesalo.



Fuiste tu quien me dejaste completamente sola, fuiste tu quien trajo la lluvia, te has reído de mi y conmigo, me has hecho caminar hasta el fin del mundo; me has obligado a ver, sentir, descubrir, hasta caer rendida. Fuiste tu quien hizo que me perdiera cuando necesitaba encontrarme. Y sí, fuiste tu quien al final me hizo llorar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada