dilluns, 27 de juny de 2011

Amar sin ser amado, es como hablar sin ser escuchado.

Un día comprendí que el silencio vale más que mil palabras, que tomar una mano no significa atar un corazón, que no se debe correr detrás de alguien que siempre huye de ti, que el amor se debe demostrar no se debe mendigar, que a alguien a quien queremos solo se le puede desear toda la felicidad del mundo aunque no sea a tu lado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada