dimarts, 26 d’octubre de 2010

Nace de NADA y muere de TODO.

Sí, amo a una persona, y vivo por, con y para esa persona única y exclusivamente y no existe sentimiento ni pensamiento y menos atracción alguna por cualquier otro ser humano, sea del sexo que sea. Porque el amor se alimenta de las pequeñas cosas, de diminutas maravillas que se expresan sin querer, que nacen sin pensarlas, cosas tales como una sonrisa, las manos entrelazadas, un apasionado abrazo y un dulce beso, una intensa mirada, una caricia y un momento inolvidable en algún sitio sin más, un paseo a su lado, un sueño con el recuerdo de su rostro, un te quiero en cualquiera de los momentos, sentirlo cerca aunque esté lejos, notar el ritmo acelerado del corazón en su pecho, sentir que el mundo se acaba si te dejara...
Porque el amor no se basa en lo carnal, no , no necesita algo tan superficial, es una cosa inexplicable, es...un sentimiento interno que ni quema ni congela, es algo espiritual, símbolo de deidad.
Porque cielo, lo creas o no, la única verdad que he llegado a conocer, lo único de lo que estoy segura y por lo que entregaría mi alma a aquel ser perverso que nos acecha en algún lugar recóndito de todo el universo, sea ya el Diablo, Satán, Belzeboos, Azael, o porque no.. Dios, siempre defenderé con cuerpo y alma, si aún habita en mi ser, la fiel idea de que...el Amor nace de NADA y muere de TODO.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada