divendres, 15 de juliol de 2011

¿Has sentido alguna vez ganas de gritar?

Gritar algo pero estas sin voz, sin nada de qué gritar, ni sabes cómo gritarlo. Esas ganas de soltar palabras pero no sabes el qué, ni cómo. Una fuerte presión en el pecho. Mil pensamientos, cosas en tu cabeza y cero de inspiración. Y al final todo acaba en lágrimas sin causa ni razón.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada